presentación

“ La ética no es más que el intento racional de averiguar cómo vivir mejor”. Fernando Savater

En unos tiempos tan convulsos el ciclo no pretende profundizar en la amplia y compleja agenda de la ética y la moral. En términos más modestos tan solo aspira, tomando como punto de partida las referencias básicas de ese complejo universo filosófico y humano, a centrar la mirada en cuatro ámbitos en los que resulta inmediato detectar que los valores y principios que nos definen como sociedades avanzadas están siendo desafiados directamente por visiones y enfoques que o bien los desprecian o, como mínimo, pretenden subordinarlos a unos intereses corporativos, alejados del bien común.

Aunque habitualmente son muchos los gobernantes, empresarios o particulares que siguen públicamente argumentando que actúan en línea con los valores y principios que nos son propios, y que incluso se preocupan sinceramente de promoverlos en sus relaciones con otros, la realidad cotidiana nos muestra que en demasiadas ocasiones son realmente los intereses políticos o económicos los que mejor explican su comportamiento. De ahí se deriva un divorcio cada vez más visible que incluso termina por generar la opinión de que los valores morales y los principios éticos son obstáculos de los que se debe prescindir para poder cumplir con los objetivos que cada uno se proponga.

En todo caso, también es preciso recordar que nunca ha habido un tiempo ideal en el que haya estado clara la preeminencia de los valores y principios por encima de los intereses. Lo que debemos asumir es que existe una permanente tensión entre ambos y lo que cabe preguntarse es si la actual marginación de los valores y principios frente a los intereses más crudos es ya irreversible.

Sobre esas bases el ciclo plantea cuatro sesiones de debate para abordar esta problemática en al actual escenario mundial, en el ámbito humanitario, en el de la política de seguridad y defensa, en las relaciones internacionales y, como colofón, en el amplio terreno de la política. Se cuenta para ello con la participación de destacados especialistas de los medios de comunicación, la academia, la diplomacia, la política y las organizaciones no gubernamentales.

  • Lorem

Contenidos

  • Martes, 1 de octubre. Ética y acción humanitaria: ¿es posible una ayuda basada en principios?
  • Miércoles, 2 de octubre. Ética y defensa: ¿el fin justifica los medios?
  • Martes, 8 de octubre. Ética y relaciones Internacionales: ¿valores y/o intereses?
  • Miércoles, 9 de octubre. Ética y política: ¿agua y aceite?

1 DE OCTUBRE. ÉTICA Y ACCIÓN HUMANITARIA ¿ES POSIBLE UNA AYUDA BASADA EN PRINCIPIOS?

Desde su origen, la acción humanitaria se ha basado y ha puesto énfasis en el respeto de una serie de principios y valores éticos que la han singularizado frente a otras actuaciones en la esfera internacional. Con el tiempo, sin embargo, humanidad, imparcialidad, independencia y neutralidad se han convertido en mantras que se repiten insistentemente pero que topan con enormes dificultades para poder ser llevados a la práctica.

Además, la incorporación de un enfoque cada vez más volcado hacia la incidencia política e incluso a la denuncia por parte de algunas organizaciones ha contribuido a abrir aún más el debate sobre los enfoques éticos que deben orientar el humanitarismo.

Fotografía: UNAMID

2 DE OCTUBRE. ÉTICA Y DEFENSA: ¿EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS?

En principio parecería que los intereses superiores del Estado y su defensa son valores que se imponen a cualquier otra consideración. Ese planteamiento ha llevado en demasiadas ocasiones al estallido de conflictos violentos que podrían hacer dudar si la guerra es una excepción en la historia o si, por el contrario, es la paz la situación menos frecuente. Hoy, cuando los arsenales acumulados hacen posible el aniquilamiento de la especie humana, se impone la necesidad de replantear los presupuestos sobre los que se basa la política de seguridad y defensa, entendiendo que “más armas no da más seguridad”.

A pesar de ello lo que caracteriza nuestro mundo es una incesante carrera armamentística y un inquietante retroceso hacia posiciones de fuerza, alimentadas tanto por factores internos de cada sociedad como por el protagonismo de poderosos actores externos, lo que se traduce en un creciente clima de violencia. En ese contexto vuelve a cobrar protagonismo la competencia entre potencias globales, al tiempo que se multiplican los focos de conflictos sin final a la vista y las acciones terroristas en diversas partes del planeta. Todo ello potenciado por un comercio de armas que no parece detenerse ante ninguna consideración legal o simplemente humana.

                                                                                                                              Fotografía: Marcos Guevara Rivera

8 DE OCTUBRE. ÉTICA Y RELACIONES INTERNACIONALES: ¿VALORES Y/O INTERESES?

En principio el tema no debería ofrecer más discusión que determinar el grado de actualización necesario para adecuar el marco que regula las relaciones internacionales al mundo globalizado de hoy. Un marco diseñado originalmente en 1648, con la Paz de Westfalia, y acomodado al orden resultante de la II Guerra Mundial, con la creación de la ONU y sus reglas de juego.

Sin embargo, más allá de la necesidad de remediar los desajustes provocados por la simple evolución de la historia tras el fin de la Guerra Fría, parece obvio que ese marco de referencia no ha logrado alumbrar un mundo seguro, justo y sostenible. Y la misma globalización desigual en la que estamos sumidos hace aún más visible la dificultad para encajar sin tensiones las diferentes visiones tanto estatales como regionales y planetarias

Fotografía: Naciones Unidas


 

9 DE OCTUBRE. ÉTICA Y POLÍTICA: ¿AGUA Y ACEITE?

Hoy, cuando son cada vez más visibles las señales de fin de época de un modelo democrático de organización política que en su momento se consideró “el peor de todos, si exceptuamos todos los demás”, parece imponerse una visión pesimista que reduce el campo de la política a una descarnada lucha por el poder a toda costa. Por el camino se han ido deteriorando las bases éticas de un modelo que hoy tan solo parece guiarse por la cruda defensa de intereses, no siempre confesables ante la opinión pública.

En todo caso, la acción de los gobernantes no deja de ser un reflejo del sentir mayoritario de sus propias sociedades; lo que, sin excusar la responsabilidad de quienes tienen que tomar las decisiones en el ámbito político, obliga también a reconsiderar los esquemas con los que dichas sociedades se manifiestan. Y todo ello en un contexto en el que se asienta la percepción de que no existen verdades absolutas y en el que las redes sociales y los medios de comunicación están crecientemente sometidas a un bombardeo de falsedades y medias verdades que hace cada vez más difícil fijar el camino correcto.

Fotografía: Presidencia Rusa, a través de Planetpix

Dirigido a


El Ciclo está dirigido a especialistas del mundo académico, de los medios de comunicación y de la sociedad civil, que se sientan atraidos por la necesidad de profundizar en el conocimiento de temas de innegable interés tradicionalmente poco analizados por los medios de comunicación tradicionales.

Entrada libre gratuita hasta completar aforo

No es necesaria inscripción previa

Lugar: Auditorio de La Casa Encendida, Ronda de Valencia, 2. Madrid